Centro Audaz

Un viaje al interior

Testimonios y Casos Reales

Desaprender     Aprender    Reinventarse

La libertad interior comienza cuando tomas tres decisiones vitales para tu vida:
dejar de ser manipulad@, quererte a ti mism@ y ser afectivamente independiente

Relato basado en un caso real

Recibir un diagnóstico de cáncer es una de las pruebas mentales y emocionales más difíciles de la vida. Tu vida cambia radicalmente y la de tus seres queridos. No has tenido la oportunidad con anterioridad de considerar que tu paso por la vida como ser humano algún día tiene que finalizar, aunque siempre has sabido que un día morirás.

Y lo peor es que ni siquiera puedes predecir como será tu muerte, con dolor, sufrimiento, miedo, pánico, tristeza, etc. o con bienestar, calma, entrega y paz mental; o poder remitir la enfermedad y vivir los mejores años de tu vida con un bienestar perfecto.

Como puedes ver, la incertidumbre es tu compañera solidaria y es necesario entender por qué nuestra vida lleva implícita no saber qué es lo que va a pasar.

Te imaginas si supieras cuando van a suceder las cosas en tu vida? Mes, año, día, hora? Seriamos incapaces de soportarlo, nuestra supervivencia pendería de un hilo y solo aquellos con capacidad de adaptarse al medio sobrevivirían.

Todo nuestro potencial esta en nuestro interior y este es un viaje que se nos exige para tomar conciencia de nuestra grandeza.

Me gustaría narraros un caso concreto de oncología con unas características específicas y beneficiosas que aporta el saber educar a nuestro sistema nervioso y responsabilizarse del sistema inmunológico.

Mi paciente al cual llamaré «Jorge» es un hombre joven de cincuenta y algún años, clase social alta, disfrutaba de una vida con todas las necesidades cubiertas ampliamente. Con unos valores, cultura e inteligencia óptima, es decir, un hombre aparentemente de éxito.

Este fue un caso interesante a valorar ¿ porqué un hombre que lo tiene todo enferma?

Además tengo que considerar que hasta que se rindió interiormente, estuvo muy enfadado, le duró aproximadamente 6 meses.

Su enfado y su negación a aceptar que habían cosas en él desde hacía mucho tiempo que no había resuelto y que tampoco les estaba poniendo solución si no que al contrario se estaba mintiendo a si mismo y a los demás.

Hizo que cualquier tratamiento quirúrgico que su enfermedad requiriese tuviera ese tipo de situaciones que se dan muy de vez en cuando y que por desgracia le tocaron todas a él, infecciones de postoperatorio, errores en las cirugías por parte del personal que lo asistía, etc.; por no extenderme, fue horroroso para si mismo.

Insistí para que se diera cuenta de que tenía que hacer cambios en su ser y considerar la verdad que en definitiva tenía que ver con lo que no le gustaba de sí mismo.

La situación era crítica porque partíamos de un paciente Jorge con varios cánceres en su cuerpo y todos potenciales.

Fueron meses de trabajo con su sistema nervioso el cual él lo tenía habituado a la lógica y la razón.

Al principio las técnicas de hipnosis fueron la mejor forma de trabajar con el, ya que por efecto de sedación Neurológica consciente y sugestión, empezó a tomar contacto con ese Yo que no le gustaba de él y empezamos a transformarlo a un ser verdadero y lleno de vitalidad y energía.

Lo mejor de todo es que comenzó a tener un control de sí mismo y de sus emociones.

Poco a poco el enfado, la negación y la rabia fueron cesando. Floreció su ser interior, aquel que le permitía llorar o abrazarte o decirme que tenía miedo y que estaba cansado.

Trabajé con él con herramientas de liberación emocional EFT, PNL, EMDR, Hipnosis Clínica y poco a poco su cerebro fue creando nuevas redes neuronales que dieron paso a un nuevo ser libre de limitaciones y condicionamientos.
Hizo los cambios necesarios en su vida, es decir, la ordenó por prioridades, por bienestar y amor.

He de decir que su aspecto durante todo el proceso de curación fue inmejorable, de esas personas que si no te dicen que está enferma no puedes saberlo.

En ningún momento mostró dolor durante su recuperación en mi consulta y si que ciertamente todo lo que le sucedió por las cirugías le crearon impedimentos importantes durante algún tiempo como respirar o tragar.

Ahora bien, el éxito mayor fue que no haya creado metástasis y su cuerpo tiene un sistema inmune perfecto que lo ha defendido en este proceso.

El día que terminó este proceso los dos sabíamos que lo habíamos creado juntos en todas nuestras consultas llenando el espacio de amor, confianza, gratitud, autoconocimiento y siendo libre.

Jorge disfruta de su vida ahora de forma diferente; sabe que tiene la responsabilidad de ser feliz y de cuidar a su Sistema Nervioso, Inmune, Energético y sobre todo a su ser interior que es su Consciencia.

Aprender a entender a esa amiga incondicional que es la enfermedad y cual es su comportamiento y mecanismos es de suma prioridad para sacar lo mejor de nosotros mismos y derribar muros inconscientes que nos mantienen secuestrados neurológicamente e inmunológicamente .

Si tienes una enfermedad de riesgo abrázala y dale la bienvenida; pues esta enfermedad viene a ti para curarte.

Testimonio de Dr. Antonio Hernández

Fusión entre la medicina convencional y la medicina alternativa: demuestran ser eficaces porque tratan la mente, el cuerpo y el espíritu por eso la medicina integradora es esencial para generar salud.

Como médico, especializado en medicina antienvejecimiento, y acostumbrado a tratar con pacientes que tienen el origen de sus patologías en el área emocional, considero crucial el abordaje terapéutico de forma interdisciplinar, incluyendo indudablemente el área psicológica. Considero al Método SeAudaz®, por su capacidad de aportarte técnicas mentales y de autoconocimiento, una estrategia terapéutica para todo paciente que desee mejorar áreas emocionales mal gestionadas, trastornos de ansiedad  derivados, así como la optimización profesional y otras áreas. Como médico, el Método SeAudaz® me parece un acompañamiento fenomenal al tratamiento que todo paciente con patologías psicomáticas debe llevar en el tiempo.

Testimonio de Estela A.

Tenía un trabajo muy exigente y exitoso en el mundo empresarial ejecutivo y todo según mis parámetros después de 25 años de dedicación y entrega profesional era perfecto y como yo lo había soñado.

Personalmente había experimentado un conflicto fuerte en mis relaciones familiares y también en mi relación de pareja simultáneamente; mi salud era muy buena así como mi estado físico deportivo. Solo una alergia a la alta contaminación ambiental de la ciudad en la que estaba desempeñando mi profesión para lo que consumía unas pastillas antialérgicas.

Algo impensable e inesperado me sorprendió sin aviso, una enfermedad autoinmune galopante, rara y letal llamada Síndrome de Good Pasture provocó una falla renal súbita.

Fueron 44 días hospitalizada, vividos con incertidumbre, ansiedad, frustración e impotencia en una lucha desesperada por sobrevivir.

Todo esto me estaba sucediendo pero yo lo vivía como si estuviese mirando una película; al mismo tiempo, en mi cabeza todo parecía irreal.

Fui sometida a múltiples procedimientos, muy invasivos, que me debilitaron física, energética y emocionalmente hasta tal punto que llegó el día en el que sentí que debía despedirme porque no sabía cuántos días me quedaban o podía tolerar.

Ese día es el que recuerdo hoy en día como el antes y el después de la persona en quién me he convertido y a partir del cual estoy reconstruyendo mi vida.

La muerte física no era el final del camino sino el comienzo de lo desconocido para la vida tal como nos han enseñado.

En ese momento sentí que era libre de ser, más allá de un cuerpo físico, me desapegué de su importancia, dejé de intentar aferrarme a él y me rendí con Fe  y en Paz ante lo que estaba viviendo.

Fue el punto de no retorno en todo este episodio transformador y trascendental.

Al día siguiente mis analíticas dieron un salto cuántico, los médicos estaban atónitos, «Milagroso» dijeron, al día siguiente más y al otro más y en diez días volví a casa.

Yo no cesaba ni ceso de agradecer por esta segunda ronda de vida, desde otro lugar y con otra consciencia de la salud, del poder de la mente y de los milagros que somos y podemos crear.

Mi salud siguió restableciéndose hasta el día en el que fui dada de alta definitiva. Era mi cumpleaños número 47 y en el que fui diagnosticada con tratamiento farmacológico inmunosupresor de por vida. Recuerdo que recibí esta noticia como un chapuzón de agua fría que me dejó sin aliento.

¿Cómo de por vida? ¡Si ya estoy sana! ¡Siempre fui una persona sana!

Esa noche me fui a dormir angustiada porque escuché algo en lo que no creía y no podía aceptar.

No soy una persona religiosa aunque sí espiritual. Pedí en mis oraciones que me ayudaran a encontrar la verdadera forma de sanar, de recuperar mi salud y me dormí. A la mañana siguiente desperté con tres palabras en mi mente que nunca había escuchado ni leído de forma relacionada: Hipnosis – Sistema – Inmune.

Las busqué en internet y encontré una palabra que les daba sentido y las potenciaba: PSICONEUROINMUNOLOGÍA.

Investigué y busqué profesionales expertos en esta rama de la psicología que se especializa en tratar las causas psico-emocionales de la enfermedad y encontré a Carmen en Valencia. Nos pusimos en contacto, comencé el método de Coaching Terapéutico de Salud SeAUDAZ a distancia y decidimos, dentro de mis posibilidades, hacerlo presencial e intensivo en Valencia.

Desde su primera intervención a distancia comencé a notar mi mejoría física (afectada por efectos secundarios de los fármacos que consumía), mental porque comencé a entender que había detrás de lo que había experimentado como enfermedad y emocional ya que mi estado de ansiedad e incertidumbre poco a poco comenzó a transformarse en calma y certeza. 

Con el Método SeAudaz presencial experimenté la transformación absoluta. Pude entender por qué había enfermado, pude verme por primera vez y dejar de mentirme a mí misma, aprendí a usar herramientas que me permiten cada día ser más Yo misma de forma natural, sin esfuerzo por agradar, por controlar o aferrarme a algo o alguien para sentirme segura.

Aprendí a tener Fe en mí y a confiar en la Vida, sus esquinas y retornos, donde siempre hay una lección que aprender o una virtud que ejercer. Los miedos se desvanecieron porque mis pensamientos limitantes habían desaparecido. Un estado de Paz Mental absoluto, lleno de tranquilidad, en el que mi cuerpo comenzó a recuperar su energía vital.

Me sentí tan agradecida por todo lo vivido, nunca hubiese llegado a descubrirme de esta forma si no hubiese sido por mi Enfermedad y por haber encontrado a alguien como Carmen en este camino.

En un mes di un giro de 180 grados Emocional, Energético y Físico. Volví a mi país de residencia y las analíticas lo respaldaron, otra vez apareció la palabra «Milagroso!!!»

Hoy me encuentro en perfecto estado de Salud sin ningún tratamiento farmacológico. He incorporado herramientas que me ayudan a gestionar mi percepción de la realidad y adaptarme a ella de una forma más eficaz y sin hacerme daño.

Si mi historia te resuena no dudes en contactarte con Carmen, estoy segura que te ayudará a recuperar tu autonomía sea lo que sea que te haya desequilibrado. 

Gracias Carmen y Audaz por guiarme a trascender la Enfermedad como proceso Sanador.

Testimonio de Carmina

Método SeAudaz® es una terapia alternativa para superar la relación tóxica y enfermiza que se tiene con uno mismo y con la comida. Sé protagonista de tu recuperación.

Testimonio de Raquel

Mi situación antes de empezar a trabajar con el Método SeAudaz® era insostenible. Llevaba mucho tiempo sometida a un gran estrés a nivel personal y profesional, se me hacía todo cuesta arriba cada vez más, hasta que llegué a desencadenar una Ansiedad bastante importante que me impedía ser yo misma.

Empecé a desencadenar varias fobias. Al principio eran problemas que enfrentaba cada vez que aparecían pero cada vez tenía más miedo a que se repitieran. Mi mente se aceleraba, estaba siempre alerta, con Miedo, en tensión, la inseguridad se apoderó de mí y cambié, ya no era la persona que podía con todo.

Me sentía triste, apática, frustrada por no saber cómo salir de ahí, casi siempre con una sensibilidad desmedida que me hacía llorar casi continuamente. Me agobiaba estar con gente y me volví retraída, apagada, sin fuerzas y sin saber cómo salir de esta situación.

Me detectaron una Depresión y empecé a medicarme. Al mismo tiempo sabía que necesitaba una ayuda diferente a la medicación, necesitaba hablar con alguien, poner orden y trabajar conmigo misma, y empecé a trabajar con Mª Carmen.

Con su Método SeAudaz® desde el primer día empecé a comprender cómo manejar mi mente, qué técnicas podía utilizar para aliviar esta angustia y empezar a controlar ese miedo gigantesco que podía conmigo. La tranquilidad y la paz se asentaron más rápido de lo esperado en mí y esto me permitió trabajar mucho mejor la ansiedad y cambiar hábitos y aprendizajes que tenía en mi vida, de forma física y mental.

A las pocas sesiones empecé a dejar la medicación porque no la necesitaba, estaba más fuerte y podía trabajar conmigo misma. Las sesiones han supuesto trabajo, pero la sensación con la que salía de cada una de ellas era la de coger aire, recomponerme, entender las emociones, la mente y mis necesidades desde un punto en el que la ansiedad desapareció. El cuadro de variaciones psicosomáticas que se había desencadenado fue poco a poco disminuyendo en intensidad, y de forma suave y sin recaídas fuertes supe manejar el estrés de mi vida, elegir, priorizar, detectar qué sentía y cómo gestionarlo todo para vivir con paz interior.

Todo de una forma sorprendentemente fácil, a través de técnicas y herramientas aplicables en mi día a día sin ningún tipo de dificultad. Cuando has sufrido tanto, después de todo, cuando la tormenta se va alejando a veces te sorprende ver lo mal que estabas y lo bien que estás ahora. En este momento, después de todo el trabajo, cuento con una experiencia valiosísima, ha desaparecido la ansiedad por completo y vivo con tranquilidad y una paz interior que no sabía ni que existía.

Gracias, no puedo estar más agradecida por haberme salvado de estar en un profundo hoyo y volver a ver la luz.

Testimonio de Mónica

El Método SeAudaz® es un método diferente, novedoso, donde cada uno adquiere un papel activo y protagonista en su propio proceso de mejora a través del autoconocimiento y bajo la constante e incansable guía de Carmen.

Profesional a la vez que cercana, Carmen transmite seguridad y pasión en cada frase. Esto, junto con los resultados sorprendentes obtenidos día a día a lo largo del proceso, te invita a seguir avanzando y a entusiasmarte con el método y todos los logros alcanzados gracias a él.

Testimonio de Nieves

El Método SeAudaz® para mí fue un descubrimiento. Yo no era de las que conocían este tipo de terapias, pero cuando lo experimenté, me di cuenta de la fuerza que tiene la mente si te enseñan a usarla con el método correcto. Para mí ese método es Audaz. Yo solo tuve que aprender a escuchar, hacer los ejercicios que Carmen Güemez, mi terapeuta, me enseñaba para repetirlos en casa todos los días, y empezar a creer que de verdad podía  cambiar mi vida cambiando mis pensamientos. Olvidarme del dolor y los miedos con el Método SeAudaz®, poniendo la voluntad necesaria por mi parte y con una profesional a la que todo el mundo debería conocer.

Carmen Güemez es ese tipo de persona que quieres llevar a tu lado todo el día. Solo con oír su voz, los problemas empiezan a parecer más pequeños. Como terapeuta tiene una experiencia que demuestra en los resultados experimentados por los pacientes. Nos cambia la vida desde que entramos en su consulta. Una mujer llena de humanidad, que emana cariño por los cuatro costados. Con un talento y una profesionalidad digna de cualquier terapeuta reconocido a nivel mundial en el campo de la medicina bioenergética.

Darle las gracias por su dedicación, por su amistad, y por ser esa persona maravillosa que es, se quedaría corto comparado con lo que ella ha hecho por mí, y por mi salud, mental y física. Gracias Carmen.

Testimonio de Lola

Dedico estas palabras a la persona que me hizo ver la vida con otros ojos. En la vida hay momentos buenos, regulares y malos por decirlo de alguna manera. Así vamos por el camino sorteando obstáculos, tropezándonos y volviéndonos a levantar. Hubo un punto en mi vida en el que el tropiezo hizo que no quisiera levantarme, ni siquiera moverme, simplemente, dejar de estar, de ser. Fui a algún psicólogo teniendo muy poca fe en los resultados y efectivamente así fue. Por alguien que conoce a alguien, que te dicen que te cuentan, llegué a saber del Método SeAudaz®, ni siquiera recuerdo el día, sólo la voz que me atendió al teléfono. Esa voz sería “mi guía, mi salvación”. La metodología nada tenía que ver con psicólogos convencionales. Es difícil de explicar y a la vez muy sencillo. Empezar a educar la mente, partiendo de unos ejercicios y con ayuda de Mª Carmen Güemez, mis ojos fueron nuevos y mi vida empezó a dar un giro. Gracias, gracias, gracias. La vida es bella y merece la pena vivirla.

Testimonio de Paula

Mi necesidad de empezar a trabajarme con el Método SeAudaz® fue a raíz de una ruptura matrimonial. Después de nueve meses queriendo gestionar yo sola la superación de mi situación y en vista de que me sentía muy débil decidí pedir ayuda. Llegué a manos de Carmen por casualidad.

Desde la primera consulta ya me sorprendió, porque con su dominio del lenguaje me permitió que le ubicara en mi punto vital en el que me encontraba, aunque apenas le hablé de mi divorcio. Con mis palabras y mi lenguaje no verbal ella supo leer entre líneas cuáles eran mis flaquezas y mi potencial.

El trabajo con ella es un trabajo tuyo. Ella es la que guía y el cambio de vida lo marcamos cada una de las personas que nos comprometemos a evolucionar, porque eso implican sus sesiones: compromiso con uno mismo.

Sus técnicas son sencillas de entender y de aplicar ya que solo necesitamos la propia voluntad y son eficaces. En pocas sesiones empecé a empoderarme y a sentirme libre.

Llevo conmigo siempre la capacidad y la voluntad de tomar conciencia de cada situación que vivo: ¿siento necesidad de aprobación, de control o de seguridad? La respuesta es la brújula que me guía a no perder mi camino.

Se protagonista de tu Salud y recupera el control de tu Sistema Inmunológico

Programa de Coaching Terapéutico basado en Psiconeuroinmunología, Neurociencia, Hipnosis Clínica y Medicina Bioenergética

Ahora accede al Método SeAudaz® adaptado a tus tiempos y tu comodidad

Método SeAudaz®

Atrévete a Ser Audaz

Sesiones presenciales en consulta
o por Skype